Slider[Style1]

Style2

NACIONALES[OneLeft]

INTERNACIONALES[OneRight]

DEPORTES

OPINIÓN

Por: Lic. Gilberto Jimenez Medina
abogado y locutor

Voy a iniciar este artículo con una frase del Emperador Napoleón Bonaparte, "Aquel que no conoce su historia esta condenado a repetirla".

La historia política de la República Dominicana suele presentarnos escenarios que cuando nos remontamos al pasado no muy lejano, nos damos cuenta que algunos episodios se repiten, (con diferentes actores por supuesto). Pese a esta realidad los actores políticos contemporáneos suelen dejar de lado la historia y se concentran en lograr sus propósitos aunque a todas luces parezcan descabellados.

Tal es el caso del panorama político actual, aunque muchos se resistan a admitirlo la historia se está repitiendo, y para nuestra un botón. Recordemos aquella campaña de 1995-1996, donde todos los sondeos daban favorito al candidato del PRD, el Dr. José Francisco Peña Gómez, frente un un novel político como era el Dr. Leonel Fernandez, y un caudillo como presidente y candidato, el Dr. Joaquín Balaguer.

Y tenía que ser así, se trataba del más carismático lider político de la era (yo diría que de todos los tiempos), un intelectual extraordinario, orador prominente y lider de masas de condiciones excepcionales. Todas esas condiciones las reunía el Dr. Peña Gomes y muchas más. Por tal razón minimizan las posibilidades de aquel novato de la política, pero discípulo de Don Juan Bosch. Sin embargo, los resultados de la primera ronda electoral montaron un escenario inesperado por los adeptos del extinto líder PRDista.


Pese a haberse colocado el Dr. Peña Gómez en el primer lugar para la segunda vuelta con más de un 45% de los votos emitidos, frente a poco más de un 38% de su contendor PLDista, el Dr. Fernandez, este último resultó ganador del certámen con más de un 51% de frente al 48% de su oponente. Claro está, gracias al apoyo recibido de parte del Dr. Joaquín Balaguer, quien dejo bien claro a sus bases cual era el camino a seguir.

Otro que fue minimizado fue el actual presidente Medina, cuando participó por segunda vez como candidato presidencial en el proceso del 2012, las encuestas deban una cómoda ventaja al candidato del PRD, Hipólito Mejía, cuando a penas faltaban menos de 90 días para la celebracion de las elecciones. Parecía imposible que el candidato PLDista pudiera capitalizar el apoyo mayoritario en tan poco tiempo, pero no fue así, la razón la conocemos todos, el resultado también.

Yéndonos al ámbito internacional, un caso reciente a resaltar es el del presidente salvadoreño Nayib Bukele, quien salió de uno de los partidos mayoritarios tradicionales, (el FMLN) y se inscribió como candidato por una coalición de partidos, aparentemente sin posibilidades de ascender al poder, sin embargo, merenlo ahí, hoy es el presidente de El Salvador.

Retomando a República Dominicana, en los actuales momentos es notorio como sectores de la política nacional, empezando por el oficialismo, se empeñan en minimizar las posibilidades del Dr. Fernández de ganar las próximas elecciones del 5 de julio próximo, siendo el candidato de una organización política con menos de diez meses de fundada.

En el fondo ellos saben que no así, pero ha sido esa la estrategia que han diseñado para contrarrestar la hemorragia que se está dando entre los militantes del PLD que cada día se suman al proyecto de quién estiman "El camino seguro" para sacar a flote el país en momentos como los que se avecinan con los embates de la actual pandemia.

Esta es una estrategia que tradicionalmente no ha dado resultados positivos, por lo que he narrado anteriormente, máxime cuando se trata de un veterano político y experimento líder, tres veces presidente de la república, como es el Dr. Fernandez.

En conclusión, me atrevo a asegurar que en República Dominicana, la historia una vez más se está por repetir.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Haga sus Comentarios


Top