Slider[Style1]

Style2

NACIONALES[OneLeft]

INTERNACIONALES[OneRight]

DEPORTES

OPINIÓN

Por Cristian Hidalgo

Hasta el año 2006 el pueblo de San Juan de la Maguana lucía pobre, arrabalizado, sus calles deterioradas, sus monumentos víctimas de la inclemencia del tiempo. Los síndicos que hasta ese momento habían dirigido el gobierno local tenían la convicción que si recogían los desechos sólidos sus gestiones brillarían. Todo ello se mantuvo como una constante hasta que en el año 2006 llega a la alcaldía una profesional con una visión diferente. El cambio no se hizo esperar, poniendo la tapa al pomo que 3 años después llega a aspirar a senador un alto e influyente funcionario, produciendo un cambio radical en toda nuestra infraestructura urbana. Con ello, la gestión municipal 2006-2010 se hizo muy buena y al tener como referente una muy mala, la eleva a excelente.

Sin embargo, si es cierto que a quien encabezó esa gestión hay que otorgarle todos los créditos por los cambios producidos, no menos cierto es que desde entonces y hasta la presente fecha la inercia se ha apoderado de nuestro municipio luciendo estancado, analógico y sin mayores cambios que los que le han impregnado los gobierno centrales; sus mercados lucen putrefactos, un matadero en deplorables condiciones sanitarias, las principales arterias viales abarrotadas de buhoneros que sin ningún estupor ocupan las aceras peatonales, no existe una dirección de planeamiento urbano para regular el crecimiento de la ciudad y la oficina que hace sus veces permite que los constructores erijan sus edificaciones sobre las áreas de circulación peatonal.

La lista es tan larga como interminable; sin embargo, esa inercia de nuestro municipio se ha replicado en el sexenio 2010-2016 y el cuatrienio 2016-2020. Los tiempos de hoy no son los mismos que en el 2006; todo ha cambiado y la municipalidad no podría ser la excepción; se comete un crimen de Lesa-humanidad pretender subyugar a un pueblo a vivir anacrónicamente cuando hay ciudadanos capaces de poner al servicio de la municipalidad su tiempo, su talento, sus conocimientos y otras herramientas no menos trascendentes que nos conducirían a los avances que merecemos y colocarnos en el sendero de los nuevos tiempos.

A la actual alcaldesa que pretende seguir dirigiendo los recursos del municipio, el PLD se lo dio todo: a) cuando aspiró en el 2005 a las primarias internas, la hizo su candidata oficial; b) en las elecciones de mayo del año siguiente ese mismo PLD a través de sus bases  se desbordó en las urnas para convertirla en su alcaldesa; en el año 2010 las bases la prefirieron en las encuestas que realizó el Comité Político, garantizándole 6 años en el cargo; en el 2016, sin primarias y sin encuesta la dirección del PLD la designa como su candidata y sus bases le tributaron todo el apoyo para reelegirla hasta el 2020. 

Sin embargo, en el pasado proceso de elecciones primarias, en las que las bases del PLD demandan un cambio en la alcaldía, la actual alcaldesa se somete al escrutinio popular y sus compañeros de base le dicen: “es hora de darle oportunidad a otro compañero”. ¿Qué hace? Inmediatamente los tradicionales adversarios y enemigos del partido le “pican un ojo”, le da la espalda cuando mas la necesitaban en estos momentos de turbulencia en la que todo indica que ese partido va para fuera del Palacio Nacional. ¿Qué mal le ha hecho el PLD a la actual alcaldesa para que lo abandone y se vaya con los contrarios? Ninguno. Que la base de ese partido no le importa, sino ir en una boleta aunque sea en la del enemigo.

Un peledeísta a quien le duela su partido, jamás haría causa común con sus tradicionales adversarios; mucho menos lo haría en el momento que su partido mas lo necesita; hay muchos enemigos apostando por la destrucción del PLD; ya demasiado tienen con los que se han ido, pero sería “sacarse tripas para meterse paja” votar por los enemigos que se han dispuesto enterrar al PLD; a ellos, el karma les devolverá en su momento el pago por sus acciones. 

Lenin De la Rosa es un joven empresario que a pesar de sus 34 años ha tributado a la infraestructura urbana del municipio de San Juan de la Maguana, grandes proyectos que le producen esplendor y brillo, un significativo aporte de empleos a través de múltiples empresas familiares que dirige; iniciándose en el sector empresarial desde la génesis de su adultez. Ha estado toda su vida involucrado en en los conglomerados sociales de San Juan de la Maguana, haciendo ingentes esfuerzos a favor de las grandes mayorías.

El candidato a alcalde por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es un joven solidario capaz de generar empatía con todos los sectores y fuerzas vivas del municipio; tan sencillo que sin el menor escuerzo conecta con los que menos pueden, porque proviene de sus entrañas. Viene decidido a recuperar la alcaldía para inyectarle nueva energía, sacar a San Juan de la Maguana del letargo en el que ha estado en los últimos 10 años; para ello, apuesta por la participación y el aporte de personas capaces de poner su talento a favor de la municipalidad pero no han encontrado la receptividad para hacerlo.

Con Lenin De la Rosa en la alcaldía, todos los arbitrios municipales le serán devueltos al pueblo en servicio, porque va a servir y no a servirse; tiene la convicción que optimizando los recursos que genera el ayuntamiento, le permitirá mejorar las condiciones de vida y laboral de los empleados, administrar con eficiencia los ingresos para en maridaje con el gobierno central apadrinar las grandes transformaciones que demanda el municipio y encarrilarlo en el sendero de desarrollo que gritan los nuevos tiempos.

La grandeza de Lenin, su sencillez y humildad; su complicidad con la gente llana le ha hecho acreedor de un apoyo tan grande, que sin importar la elevada impopularidad del gobierno, a pesar de la división del partido; y todas las calumnias de las que ha sido objeto por parte de algunos resentidos que se resisten al éxito ajeno, se apresta a ganar las próximas elecciones; usted podría no apoyarle por intereses políticos personales o porque tenga algún compromiso de gratitud hacia la actual alcaldesa; pero no por rechazo hacia su figura.

San Juan tiene en sus manos las herramientas para producir un cambio: un cambio de lo analógico a lo moderno; un cambio de la inercia a la acción; un cambio de lo anacrónico a lo contemporáneo; un cambio de la improvisación a la planificación. Si Lenin De la Rosa es quien nos ofrece ese cambio, es hora de darle el espaldarazo y acompañarle a la alcaldía a producirlos. La lealtad es uno de los mayores valores que posee una persona; Lenin ha sido siempre leal a su partido y al pueblo de San Juan de la Maguana; por ambos lo ha aportado todo.

¿Por qué votar por Lenin? Por su empatía, sencillez, humildad,  respetuoso, responsable, solidario, voluntario, honesto, compasivo, amoroso, generoso, transparente, agradecido, probo, sincero, honrado, inteligente, capaz, formado, visionario, exitoso, emprendedor y sobre todo con una juventud cargada de energía para ponerla al servicio de la municipalidad. ¿Por qué no hacerlo? El único motivo que tendría un votante para no apoyarlo es que esté comprometido con quien le adversa y ponga ese compromiso por encima de la municipalidad. Quien ignora la grandeza y nobleza del candidato Lenin De la Rosa, es porque no le conoce; yo que lo vi nacer y le he visto crecer, apoyo su propuesta.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Haga sus Comentarios


Top