Slider[Style1]

Style2

NACIONALES[OneLeft]

INTERNACIONALES[OneRight]

DEPORTES

OPINIÓN

Por: Cristian Hidalgo



El próximo domingo 16 de febrero, 7.4 millones de ciudadanos dominicanos estamos habilitados para elegir a las 4,113 autoridades edilicias que dirigirán los destinos de la municipalidad en los diferentes ayuntamientos y juntas distritales.


Conforme a los últimos estudios que se han realizado para medir las preferencias electorales de los votantes, los resultados arrojados han otorgado una mayoría al bloque de partidos de la oposición. La impopularidad del gobierno, de alguna manera es heredada en las encuestas por los candidatos locales. Sin embargo, es preciso acotar que una cosa es la intención de votar por… y otra muy diferente es el voto electoral.

Con dos elecciones (municipales y presidenciales/congresuales) de apenas 3 meses de separación, el elector tiene fijado su mayor interés en las presidenciales/congresuales; por lo que las municipales no despiertan tanto entusiasmo e interés para que por efecto de gravedad la gente acuda a sufragar. Así las cosas, en mi personal opinión no creo acuda a votar de manera espontánea mas del 35% de los 7.4 millones de electores inscritos en el padrón electoral.

Hay otro 20% que se sumaría, para terminar con una participación del 55% del padrón; sin embargo este grupo habrá de ser conducido a las urnas por los diferentes equipos de trabajo de los candidatos. Las elecciones en base al 35% que acudirá orgánicamente, en la mayoría de los municipios están aventajadas por los candidatos de la oposición; pero serán realmente ganadas por quienes tengan mayor capacidad de movilizar hacia las urnas a ese 20% «indiferente» que deberá ser «motivado» para trasladarse a ejercer su deber.

Es de todos conocido, que un país cuyos ciudadanos votamos por un «pica pollo» y 500 pesos, las elecciones se pierden y/o se ganan en las últimas 72 horas (incluyendo el día de las votaciones). Debemos tener ojo avizor a propósito de intención de votos, «de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno». Las elecciones municipales serán ganadas no necesariamente por quienes encabecen las encuestas, sino por quienes sean capaces de convertir en votos sus simpatías y seducir a otras personas para que hagan lo mismo. Tengan bien en cuenta eso, para que el 17 no aleguen fraude ni «algoritmo» de ninguna naturaleza.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Haga sus Comentarios


Top