Slider[Style1]

Style2

NACIONALES[OneLeft]

INTERNACIONALES[OneRight]

DEPORTES

OPINIÓN


Los grandes logros de Justin Verlander significan poco en este momento.
Ostenta 225 triunfos, ha recetado 3.006 ponches en campaña regular y 202 en postemporada, ha sido elegido ocho veces al Juego de Estrellas, obtuvo el trofeo Cy Young de 2011 y fue el Jugador Más Valioso.
Pero el miércoles, cayó a una foja de 0-5 en la Serie Mundial, luego que los Nacionales de Washington vapulearon 12-3 a los Atros de Houston para tomar una ventaja de 2-0. Y este tipo de tropiezos en el escenario principal del béisbol está lastrando la reputación del derecho, como si fuera un barco que se hunde hacia el fondo del mar
Nunca antes, un pitcher había perdido sus primeras cinco decisiones en el Clásico de Otoño.
“No nos concentramos más en el récord de victorias y derrotas, ¿cierto?”, preguntó Verlander con una sonrisa, en referencia a los análisis avanzados que se realizan en el béisbol. “Me gustaría ganar un par. Ojalá que tenga otra oportunidad”.
Verlander cayó de espaldas en el cuarto inning, tras resbalar mientras perseguía un roletazo de Ryan Zimmerman. Aun así, alcanzó a lanzar la pelota, pero la estrelló en su propio pie izquierdo.
El astro se dio el lujo de reírse un poco de sí mismo tras esa jugada infortunada.
Pero lo que hicieron los Nacionales en el séptimo inning no le dejó muchas ganas de sonreír.
Verlander permitió un jonrón de Kurt Suzuki, quien no había remolcado una sola carrera en estos playoffs. El batazo rompió el empate y puso en marcha un ataque demoledor de seis carreras que enfiló a Washington al triunfo.
El cuadrangular llegó en una recta, el segundo lanzamiento que le hizo Verlander al cátcher boricua Martín Maldonado, quien no había sido su compañero de batería desde el año pasado. Antes del turno de Suzuki, todos los lanzamientos que Verlander había hecho en la campaña habían sido al venezolano Robinson Chirinos, sustituido por el bateador emergente Kyle Tucker por órdenes del manager AJ Hinch.


Tucker se ponchó con dos hombres a bordo, para el último out de la sexta entrada.
“Maldy y yo habíamos trabajado juntos muchas veces el año pasado”, destacó Verlander. “El primer lanzamiento fue una curva, que resultó bola, y luego una recta que se quedó ahí para que la conectaran”.
Y Verlander, probable miembro del Salón de la Fama, casado con una supermodelo, quedó con una efectividad de 5.73 en seis aperturas de Serie Mundial.
Tuvo una oportunidad de liquidar a los Dodgers de Los Ángeles hace dos años, en el sexto juego de la Serie Mundial, pero dilapidó una ventaja en el sexto capítulo y cayó por 3-1. Los Astros reaccionaron una noche después y conquistaron el primer cetro en su historia.
Ahora, están obligados a remontar una desventaja de 2-0 ante Washington.
FUENTE: DIARIO LIBRE

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Haga sus Comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.


Top