Slider[Style1]

Style2

NACIONALES[OneLeft]

INTERNACIONALES[OneRight]

DEPORTES

OPINIÓN

El evangelio según San Juan 8:1-11, nos cuenta la historia de una mujer que fue sorprendida en adulterio y conforme a las leyes judías debía morir apedreada. La traen a Jesús para que diera su opinión, y tentarle en consentir su muerte. Jesús, se inclinó hacia el suelo y escribió en tierra con el dedo. Cuando los que le acusaban y ansiaban lanzarle piedras insistían en preguntarle ¿Tú qué dices? Jesús les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. Pero ellos, al oir esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno; quedó Jesús sólo con la mujer y le dijo: Yo tampoco te condeno, vete y no peques más.

Todos somos pecadores. Cómo dice el dicho: El que no salta, cogea. Todos cometemos faltas. Todos tenemos nuestras debilidades. No hay justo ni aún uno. Por tanto, no nos corresponde condenar a nadie. Somos imperfectos propensos a fallar. Pongámonos en el lugar del que hoy es acusado, sea culpable o no. ¿Nos gustaría que nos den el trato que hoy le estamos dando a éste asunto?

En Galatas 6:1 y 2, nos dice que si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a tí mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros y cumplid así la ley de Cristo.

Dice una canción de René González: ...por qué tomar el juicio en nuestras manos, actuando bajo nuestra conveniencia, nos ciega la apariencia y juzgamos sin piedad.... si somos imperfectos, propensos a fallar....

No podemos alimentar el morbo, ni ser inmisericordiosos. No podemos condenar, ni  mucho menos contribuir a deteriorar la imagen de nuestros semejantes.

Como cristianos, estamos llamados a imitar el ejemplo de Cristo, y a ponernos en el lugar del otro. Por más grave y aberrante que sea o haya sido lo cometido por alguien, debemos procurar tener y mostrar misericordia.

Apliquemos la regla de oro, y oremos para que Dios tenga misericordia y podamos arrepentirnos de nuestras faltas, y testificar de las grandezas del Señor.

Pongámonos en lugar del otro; mostremos amor, misericordia, paciencia y perdón. Ayudemos a levantar al caído.

POR ALEXÍS RODRÍGUEZ

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Haga sus Comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.


Top