Slider[Style1]

Style2

NACIONALES[OneLeft]

INTERNACIONALES[OneRight]

DEPORTES

OPINIÓN

El abordaje acerca de la educación inclusiva es interesante, ya que estamos ante el
gran desafío de lograr una educación para todos, independientemente de las
condiciones personales, sociales y culturales.

En este artículo muestro una breve reseña de las vivencias diarias durante la labor que
realizo en la Regional de Educación 02 San Juan, donde se visualiza una mezcla de
preocupación y esperanza respeto a la lentitud que hay en el camino hacia una
efectiva inclusión educativa.

Haciendo un preámbulo y citando algunas informaciones sobre el tema me remito a
mencionar que según Booth, T & Ainscow, M. (2000). Índice de inclusión.
Desarrollando el aprendizaje y la participación en las escuelas. UNESCO y Centre for
studies on Inclusive Education (CSEI). La Inclusión Educativa “Es un proceso orientado
a responder a la diversidad de necesidades de todos los estudiantes de una
determinada comunidad educativa, incrementando su participación en el aprendizaje,
la cultura y las comunidades, reduciendo y eliminando la exclusión en y desde la
educación. Se preocupa de identificar las barreras que limitan el acceso y permanencia
en la escuela, la participación y el aprendizaje, buscando la mejor forma de eliminarlas
o minimizarlas”.

Se reconoce que existen políticas públicas y normativas legales que respaldan la
educación inclusiva ya que se han trabajado para garantizar la inclusión de toda
persona al sistema educativo; sin embargo quedan muchos retos a superar en la
práctica áulica con relación a la calidad de los aprendizajes y a la permanencia de los
estudiantes en el sistema, quedando aún muchos estudiantes que por condiciones
personales y/o socioculturales están en condición de vulnerabilidad, por tanto en
riesgo de exclusión.

En termino de educación el país debe conducir su accionar basado en el cumplimiento
de las leyes referentes al derecho de la educación y acuerdos internacionales: La
Declaración Mundial de Educación para Todos realizada en Jomtien, Tailandia (1990),
Declaración de Salamanca y marco de acción para las necesidades educativas
especiales (1994), Metas Educativas 2021 UNESCO. La constitución de la República
Dominica; la Ley de Educación 66-97; la Ley para Las personas con Discapacidad 5-13;
el Código de Protección a los niños, niñas y Adolescentes 136-03; pues haciendo
énfasis en La Ley General de Educación 66-97.

Partiendo de ahí, nos damos cuenta en realidad sólo existen de manera teórica más en
la práctica se hace mucha resistencia frente al cumplimiento desde nuestro sistema
Educativo; probablemente sea pura especulación y se trate del entendido de que no
han sido formados en las universidades para que respondan de forma oportuna a las
necesidades de los estudiantes que tienen en sus aulas, el no contar de forma práctica
con las metodologías y estrategias para responder a la diversidad; además por
desconocimiento de las implicaciones de la inclusión educativa; pues en la práctica
muchos docentes entienden que se trata de hacer un favor y no de cumplimiento de
esas leyes o acuerdos internacionales del Estado Dominicano.

Convencida de que los centros educativos deben realizar un proceso de reflexión de
sus prácticas educativas, darse cuenta de los recursos que tienen y de los que
necesita, así como revisión de estrategias para darle una respuesta oportuna y que dé
al traste verdaderamente a la diversidad basada en su realidad; una educación
inclusiva implica cambio de paradigma, por tanto estamos frente a un arduo trabajo
que inicia con la sensibilización, capacitación, y utilización de herramientas variadas
para que toda la comunidad educativa forme parte de ése proceso siendo
corresponsable. 

No es tarea fácil lograr una educación inclusiva, pero tampoco imposible, porque para
ello se han de dar unas condiciones en las escuelas, como la creación y funcionamiento
de equipo multidisciplinario que garanticen brindar respuestas educativas que  amerita
cada niño de acuerdo su necesidad y sin embargo los profesionales que deben formar
parte de ése equipo son escasos en nuestro país, ya que los catálogos de las ofertas de
carreras que tienen las ciertas Universidades frecuentadas pues no se encuentran,
tampoco a nivel técnico por ejemplo: Logopedia, Lengua de Señas, Sistema Braile,
Terapia Ocupacional, Estimulación temprana, Servicio social, otras.

Ciertamente que también los profesionales de Educación durante su vida universitaria
se les debe preparar para atender la Diversidad de los estudiantes,  y cuando llegan a
la realidad en las aulas para enfrentarse no le resulte difícil y sean capaces de trabajar
con los estudiantes que presentan Necesidades Específicas de Apoyo Educativo
(NEAE), erradicando las prácticas de segregar, apartar y violentar los derechos
conferidos a los niños.

Cabe resaltar que la inclusión social, es el siguiente paso de haber logrado la efectiva
Inclusión educativa, por tanto se ha de trabajar para potenciar las capacidades que
cada estudiante tiene, lograr que sea autónomo a nivel personal y social; claro está
que todo va a depender del apoyo que puede recibir desde su familia y de la sociedad
en la que se desarrolle. 

Una educación para todos se puede lograr en las escuelas regulares públicas o privadas
mediante un proceso complejo aunque se tengan que adoptar estrategias que van
desde políticas de Estado hasta decisiones en los entornos escolares que se puedan
entender y asumir con responsabilidad. Por lo tanto, no se logra de la noche a la
mañana, sino que implica un compromiso de todos los que forman parte del Sistema
Educativo Dominicano.

POR ISABEL LORENZO LIRANZO

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Haga sus Comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.


Top