Slider[Style1]

Style2

NACIONALES[OneLeft]

INTERNACIONALES[OneRight]

DEPORTES

OPINIÓN


Samsung se ha visto envuelta en una polémica los pasados días a cuenta de una realidad: los compradores de algunos de sus smartphone estrella se han encontrado con que no pueden eliminar la app de Facebook que llega preinstalada en el móvil. La controversia no es sino la punta del iceberg de una práctica muy extendida en el ecosistema Android, mediante la cual algunos fabricantes instalan en sus móviles determinadas aplicaciones de forma nativa, un acuerdo en el que cual los desarrolladores ganan visibilidad y las marcas obtienen unos ingresos extra. Se trata de una práctica antipática y perjudicial para el usuario, ya que ve los recursos de su dispositivo mermados debido a una o varias apps que no necesita, y de las que, como veremos, no resulta fácil deshacerse.
Este fenómeno es conocido coloquialmente como crapware o bloatware y se trata de una de las peores herencias recibidas del mundo de los ordenadores. El hecho de que sea precisamente la aplicación de Facebook la que no pueda eliminarse de un Galaxy S8 ha suscitado un debate por partida doble: en primer lugar, porque la red social de Mark Zuckerberg está en el ojo del huracán debido a las constantes fugas de datos de sus usuarios, y en segundo lugar ¿debe asumir el comprador de un móvil premium la imposición de aplicaciones que no desea?

Cuidado con borrarlas...

La primera tentación ante esta ocupación no deseada puede ser la de eliminar todas las aplicaciones que uno no haya instalado en una maniobra aparentemente ganadora: se gana en espacio, se liberan potenciales recursos consumidos por dichas aplicaciones y se tiene la certeza de no ver los datos privados comprometidos por una app que no hemos instalado. ¿Es esto así? Lo cierto que no, al menos no en todos los casos; de hecho, borrar sin miramientos las aplicaciones que vienen preinstaladas puede generarnos otros problemas posteriores ya que muchas de estas aplicaciones pueden emplear recursos vitales del sistema y al eliminarlas, podemos perder funcionalidades que sí necesitamos.
En el caso concreto del citado Galaxy S8 (con las aplicaciones instaladas en Estados Unidos), se recomienda una aproximación al problema diferente por cada tipo de app instalada. Así, algunas aplicaciones nos puede interesar mantenerlas, otras desactivarlas y unas últimas, simplemente ignorarlas porque las consecuencias de borrarlas o desactivarlas pueden ser todavía peores. En este sentido, Android permite desde su versión 4.0 desactivar aquellas aplicaciones que no nos interesen; se trata de una forma de mantenerlas en el sistema aunque estarían ‘muertas’ de facto. La desactivación se puede llevar a cabo desde el menú de Ajustes-Aplicaciones y desde ahí pulsar sobre ‘Desactivar’ en la aplicación que no nos interese; los más aguerridos pueden optar por emplear aplicaciones de terceros para ello o bien por el ‘root’, pero asumiendo los riesgos que se corren.
¿Es recomendable ignorar el crapware? Los expertos no lo recomiendan destacando los múltiples inconvenientes de este fenómeno que el usuario padecerá mediante “una pérdida de espacio en memoria, ventanas y procesos inútiles o molestos, carga de computación innecesaria y quizás el más importante: tener un programa en tu dispositivo que no quieres y en ocasiones no sabes lo que hace”, explica a EL PAÍS Daniel Creus, Senior Security Researcher de Kaspersky Lab, que recomienda “tener ciertos hábitos de higienedigital que pasarían por revisar los programas instalados y eliminar los innecesarios”.
¿Permanece ajeno el iPhone al fenómeno del crapware? La plataforma móvil de Apple decidió atender a una demanda clamorosa por parte de buena parte de sus usuarios: poder eliminar determinadas aplicaciones nativas. Los de Cupertino permiten, desde iOS 10, borrar de forma segura las aplicaciones de la casa que vienen instaladas desde el sistema, pudiendo volver a restaurarlas después desde la App Store. A diferencia de otras plataformas, Apple no permite en iOS el acceso preinstalado a desarrolladores que no fueran de la casa.
Elpais.com

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Haga sus Comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.


Top