17 sept. 2018

Comida y pasajes impactan ingreso de los pobres


SANTO DOMINGO.- El cantar de los gallos se ha convertido en el reloj de Alba, que ya a las cinco de la madrugada pone los pies en el piso frío buscando las chancletas para luego tomarse una taza de café y pensar en lo que hará ese día con los ingresos que obtiene como doméstica en dos casas muy distantes del barrio donde vive con tres de sus cuatro hijos.
 Alba es ahora madre soltera. El padre de sus hijos no da para mucho. Dos estudian en la universidad estatal y el más pequeño en la escuela pública.
 La noche anterior había comprado café, azúcar y pan en el colmado del barrio, en Cancino Adentro, en la provincia de Santo Domingo Este. Ese es el desayuno. Pero tiene que dejar al menos de RD$200 a RD$300 para que hagan la comida del mediodía (arroz y pollo) y llevarse 100 pesos para el pasaje de ida y vuelta al Ensanche La Fe, en el Distrito Nacional, donde va de lunes a viernes de 8 de la mañana a 7 de la noche, cuando llega a preparar cena de víveres que ahora están baratos  o avena con pan, espaguettis solos, bollos de harina de maíz con sardinas, en fin, un menú que aprendió a variar y del que no puede pasarse de 100 pesos para poder cenar ella y tres de sus hijos y dos nietos pequeños. Sus gastos, solo en comida y transporte superan los RD$500 a diario. A estos le suma RD$100 de pasaje (cuando no tiene van de bola o fiao) para las que van a la UASD. Tiene diabetes y sufre de alta presión sanguínea y, en consecuencia, compra medicamentos.
No entra en su presupuesto la parte de “entretenimiento”. Tampoco “alquiler de vivienda”, porque la casa donde vive la hizo el padre de sus hijos que trabaja en la construcción, como tampoco gasta en bares o restaurantes, pero sí compra agua embotellada para beber y aunque no paga luz, al celular le pone tarjetas de llamadas de poco monto.
Sin lugar a dudas, Alba, que gana RD$11,000 mensuales de lunes a viernes y de RD$800 a RD$1,000 solo los sábados, se maneja “por debajo de la raya”, con un déficit de ingresos difícil de compensar.
Le suspendieron la tarjeta Solidaridad, pero tiene seguro médico Senasa. Sus ingresos la ubican en el grupo de personas pobres clasificadas en el primero de los 5 quintiles señalados por las estadísticas monetarias como base para calcular el comportamiento de los precios (Inflación -IPC- Índice de Precios al Consumidor).Como ella, miles de dominicanos ven su presupuesto volar básicamente en alimientos y bebidas no alcohólicas, transporte y salud, fundamentalmente por alzas generados por factores  de precios internacionales como el petróleo y otras materias primas por importaciones más caras o por la especulación de las bodegas del barrio. 
Explicaciones
Grupos por estratos económicos. 
Los grupos de familias, clasificadas por el grupo socio económico al que pertenecen se les llama “quintiles”. Hay 5 quintiles. El quintil 1 es el que concentra a las personas con menos recursos económicos y el 5 al de mayor poder adquisitivo. El Banco Central establece que el costo promedio de la canasta básica en RD es de RD$30,406.45 en julio 2018. En abril de este año estaba en RD$30,149.09 y en marzo en RD$29,014.24. En tanto que el costo de la canasta familiar por quintiles (grupos) fue de RD$13,877.44 en junio de este año, y de RD$13,849.34 en julio. A este grupo pertenece Alba que solo gana unos RD$12,000 al mes. En el segundo quintil el costo bajó también entre junio y julio al ubicarse de RD$19,911 a RD$19,789.16. En el tercer grupo se mantuvo en RD$31,729.54; en el cuarto pasó de RD$31,319.30 a RD$31,302.61. El quinto pasó de 62,180.30 a RD$62,238.70. El costo promedio de la canasta familiar prácticamente se mantuvo entre junio y julio, al ubicarse de RD$30,411.13 a RD$30,406.45.
Políticas.  El control de la inflación o el movimiento alcista de los precios en una economía es una medida a cargo de los Bancos Centrales. En República Dominicana, pese a que los precios de algunos bienes y servicios están subiendo por el impacto de los precios del petróleo a nivel internacional, todavía la meta de inflación establecida en el programa monetario se mantiene en 4%+- para final de este año
2018. En agosto pasado el IPC cerró por debajo de ese porcentaje y gracias a que se registraron precios bajos de alimentos y bebidas no alcohólicas, los grupos más vulnerables sintieron menos el impacto de los precios y según el Banco Central, el grupo Alimentos y Bebidas No Alcohólicas disminuyó.

Por Cándida Acosta / Listin Diario

SHARE THIS

0 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.