20 ago. 2018

Un asesinato origina ataques a venezolanos



SAO, PAULO.- Los ataques de brasileños contra campamentos de inmigrantes venezolanos en la ciudad fronteriza de Pacaraima han llevado a 1,200 venezolanos a abandonar el país y han elevado la tensión en una región que pide auxilio al Gobierno.
Pacaraima vivió ayer una calma tensa después de las protestas del sábado que derivaron en actos vandálicos contra los inmigrantes venezolanos que huyen de la crisis económica, política y social que atraviesa su país.
Vecinos de esta pequeña localidad de 12,000 habitantes, en el empobrecido estado de Roraima (norte), expulsaron a venezolanos de las tiendas de campaña donde sobreviven y les prendieron fuego a las viviendas temporales junto con sus objetos personales.
También cortaron durante cinco horas la principal vía de acceso al municipio a grito de “fuera venezolanos”, según videos de las protestas divulgados por redes sociales.
El motivo, la agresión de un conocido comerciante local a manos, supuestamente, de un grupo de venezolanos, que intentaron asaltarlo en casa con su familia, de acuerdo con el Gobierno de Roraima.
La ola de violencia ya ha provocado que al menos 1.200 venezolanos hayan decidido recoger sus pertenencias y abandonar Brasil para poner rumbo al lugar del que se fueron, según confirmó el Ejército brasileño.
Pacaraima se ha convertido en la principal puerta de entrada de los 50,000 venezolanos que en el último año y medio han ingresado a Brasil para rehacer sus vidas. Se estima además que cerca de 400 cruzan diariamente la frontera.
“Las autoridades no se están tomando en serio la situación”, denunció el alcalde de Pacaraima, Juliano Torquato. “Tenemos todos los servicios públicos saturados. Estamos sobreviviendo en una realidad y no sé cómo (...) Estamos con nuestros recursos a cero, vamos a entrar en colapso”, añadió.
(+)
NUEVAS MEDIDAS DE ASISTENCIA SOCIAL

El Gobierno brasileño anunció ayer nuevas medidas de asistencia social y de seguridad para atender a los inmigrantes venezolanos, tras los ataques registrados en la localidad de Pacaraima. El Ejecutivo informó en un comunicado que establecerá un nuevo centro de acogida en el empobrecido estado de Roraima (norte), puerta de entrada del éxodo venezolano, y que mandará un batallón de 120 miembros de la Fuerza Nacional para reforzar la seguridad. También decidió enviar 36 voluntarios del área de salud para una mejor atención a los inmigrantes venezolanos, que llegan a Brasil para huir de la crisis económica, política y social que atraviesa su país.

SHARE THIS

0 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.