17 ago. 2018

La Constitución ha sido modificada 39 veces en 15 períodos, para la reelección o para acumular más poder

En la historia de la Carta Magna, por lo menos seis presidentes impulsaron más de una modificación
A lo largo de la historia republicana, desde el 1844 hasta la fecha, en el país se han registrado 39 modificaciones a la Constitución, las cuales han sido realizadas en 15 gobiernos o períodos presidenciales, desde Pedro Santana hasta Danilo Medina.
En la historia de la Carta Magna, por lo menos seis presidentes impulsaron más de una modificación a la Carta Sustantiva: Pedro Santana, Buenaventura Báez, Ramón Cáceres, Horacio Vásquez, Rafael Leónidas Trujillo Molina y Joaquín Balaguer.
De las 39 modificaciones, solo seis se han producido por medio de Constituyentes a través de las cuales el pueblo es convocado a elegir a los constitucionalistas que harán los cambios a la principal ley del país.
En la mayoría de las modificaciones ha estado el debate de la reelección presidencial, ya sea para quitarla o restablecerla.
También han sido motivadas por el empeño de los gobernantes en tener más poder y conducir el Estado sin mayores oposiciones.
Las últimas cuatro reformas han sido motivadas por el tema de la reelección. Se recuerda que, a menos de 10 años de la reforma Constitucional de 1994, se produjo otra reforma con el claro interés de establecer la reelección presidencial.
El 25 de julio del 2002, con el cadáver del expresidente Joaquín Balaguer recién enterrado, se aprobó una modificación a la Ley Sustantiva para restablecer la reelección presidencial, pero solo por dos períodos consecutivos y con la muletilla del “nunca jamás”.
Con ese modelo se habló mucho de imitar el sistema constitucional de los Estados Unidos, donde el Presidente tiene la opción de repostularse por un segundo período, luego del cual no puede aspirar jamás. Con la modificación del 2002, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que tanto satanizó la reelección, terminó reivindicando a Balaguer.
La reforma constitucional del 26 de enero del año 2010 ha sido la más consensuada en la historia moderna, para la cual el presidente Leonel Fernández designó a un equipo consultivo integrado por notables. Esa Carta Magna consta de 277 artículos y 19 disposiciones transitorias. Contempla la igualdad de género y la participación popular para presentación de proyectos de ley ante el Congreso.
También impone sanciones contra los ministros y funcionarios que se nieguen a asistir a una invitación del Senado o la Cámara de Diputados; cambia el nombre de Secretarías de Estados por Ministerios y el de síndico por alcalde, pero, además y lo más importante, eliminó “el nunca jamás” para un expresidente presentarse como candidato a la Presidencia de la República, que pesaba sobre el presidente de entonces, Leonel Fernández. También habilitó al expresidente Hipólito Mejía para, por lo menos, aspirar nuevamente a la primera magistratura de la nación.
La diferencia de la reforma impulsada por Leonel Fernández es que pese a que estaba en la Presidencia, no impuso la reelección presidencial para optar por un tercer período consecutivo al frente del gobierno, pero se abrió una ventana para optar nuevamente a la primera magistratura de la nación con un intervalo de cuatro años.
Cronología y motivaciones más importantes
La más reciente reforma es la del 13 de junio de 2015, impulsada para propiciar la reelección consecutiva del presidente Danilo Medina, ya que de lo contrario tendría que esperar cuatro años para volver a optar por la Presidencia de la República.
La reforma del 26 de enero del 2010, presentada por Leonel Fernández, al margen de los demás cambios, elimina el “nunca jamás para optar por la Presidencia”.
Los cambios establecidos a la Constitución el 25 de junio de 2002, bajo el gobierno de Hipólito Mejía, restauraron la reelección presidencial y eliminaron los colegios electorales cerrados.
El 14 de agosto del 1994, durante el mandato de Joaquín Balaguer, se modificó la Constitución tras una crisis electoral; se dispuso nuevamente la “no reelección presidencial”, así como la reducción de cuatro a sólo dos años el período presidencial de Balaguer (94-98), lo que originó nuevas elecciones en 1996.
Además, se separaron las elecciones presidenciales de las congresuales y municipales y se creó el sistema de doble vuelta electoral en caso de que ningún candidato alcance el 50 por ciento más un voto. Se establecen los colegios cerrados, inamovilidad de los jueces y el principio de la doble nacionalidad.
En 1966, Balaguer impulsó otra reforma profunda, desmontando las profundas enmiendas realizadas por el profesor Juan Bosch en 1963.
El 3 de septiembre de 1965 se levantó un acta institucional de la nación, para poner fin a la guerra de abril y dar paso al gobierno provisional de Héctor García Godoy.
El profesor Juan Bosch, en su gobierno de 1963, realizó una profunda reforma, renovando casi en su totalidad la Constitución. En el mes de marzo proclamó una nueva modificación a la constitución dominicana, en la cual se establecían principios avanzados en lo económico, político y social.
Esta constitución fue vista por sus opositores como negadora del sistema democrático. Se consagró el derecho de los obreros a los beneficios de la empresa, así como garantías de trabajo; también se prohibió el monopolio en manos de particulares e inició una profunda reforma agraria, entre otras reivindicaciones de corte popular. Pero el conservadurismo de la oligarquía dominicana en 1963 no podía admitir ningún tipo de reforma.
De 1934 a 1960 la Constitución fue reformada siete veces por el dictador Trujillo Molina.
Horacio Vásquez estuvo al frente de las cuatro reformas realizadas de 1924 a 1929.
El presidente Ramón Cáceres realizó la modificación constitucional de inicios de siglo pasado, en el año 1907.
El dictador Ulises Heureaux tuvo a su cargo tres reformas a la Constitución, durante los años 1881, 1887 y 1896.
El arzobispo Fernando Arturo Meriño, al frente del Gobierno, realizó algunos cambios el 28 de mayo de 1880. Un año antes, 1879, un Consejo de Estado había realizado algunas enmiendas.
Para abril de 1875 Ignacio María González hizo reformas constitucionales en su calidad de presidente de la República.
Desde 1854 a 1878, los sucesivos mandatos caudillistas de Pedro Santana y Buenaventura Báez realizaron 12 reformas, casi todas alrededor del poder “absoluto” del presidente para mantener la seguridad de la nación, tener más poder y disponer a su antojo del ejército.
Reformas constitucionales
1. 16 de diciembre de 1854
2. 27 de febrero de 1857
3. 19 de febrero 1858 (Constituyente)
4. 14 de noviembre 1865 (Constituyente)
5. 27 de septiembre de 1866
6. 26 de abril de 1868
7. 14 de septiembre de 1872
8. 14 de marzo 1874 (Constituyente)
9. 09 de marzo de 1875
10. 31 de marzo de 1876
11. 07 de mayo de 1877
12. 11 de mayo de 1878
13. 11 de febrero de 1879
14. 17 de mayo de 1880
15. 23 de noviembre de 1881
16. 15 de noviembre de 1887
17. 12 de junio de 1896
18. 14 de junio de 1907
19. 22 de febrero 1908 (Constituyente)
20. 13 de junio 1924 (Constituyente)
21. 15 de junio de 1927
22. 09 de enero de 1929
23. 20 de junio de 1929
24. 10 de enero de 1932
25. 09 de junio de 1934
26. 10 de enero de 1947
27. 01 de diciembre de 1955
28. 07 de noviembre de 1959
29. 28 de junio de 1960
30. 02 de diciembre de 1960
31. 29 de diciembre de 1961
32. 16 de septiembre de 1962
33. 29 de abril 1963 (Constituyente)
34. 09 de agosto de 1965
35. 28 de noviembre de 1966
36. 14 de agosto de 1994
37. 25 de julio de 2002
38. 26 de enero de 2010
39. 13 de junio de de 2015.
Por Lauterio Vargas / El Caribe

SHARE THIS

0 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.