25 jul. 2018

Tras tiroteo, debaten el control de armas en Toronto


TORONTO.- De todas las cosas que horrorizaron a los habitantes de Toronto luego del tiroteo que dejó dos muertos y 13 heridos, sobresale el hecho de que el atacante poseía un arma de fuego.
En Estados Unidos, donde los tiroteos son frecuentes y donde hay aproximadamente 300 millones de armas de fuego de todo tipo, la posesión de una pistola puede parecer algo común.
Por su parte, el alcalde de Toronto John Tory preguntó: "¿Por qué alguien necesitaría un arma en esta ciudad?".
Pero en Toronto, la idea de que alguien tenga una pistola, que la porte en público y la dispare, es casi incomprensible. Ahora, el concejo municipal considera una moción que exhorta al gobierno de la provincia y al federal a prohibir la venta de armas de fuego y de municiones en la ciudad más grande de Canadá.  
"En todo caso, lo que ha pasado en Estados Unidos es lo que no se debe de hacer", dijo el concejal Joe Cressy, quien propuso el martes la iniciativa.                  
No está claro cómo obtuvo el arma el autor de la tragedia del domingo. Las autoridades no han descubierto el motivo por el cual Faisal Hussain, de 29 años, atacó a las personas que estaban disfrutando de una calurosa noche de verano en restaurantes y cafeterías del popular barrio de Greektown y provocó la muerte de una niña de 10 años y de una joven de 18. Sus padres dijeron que había padecido una enfermedad mental grave durante toda su vida.            
Cressy reconoció que prohibir las armas de fuego no es lo único que Toronto debe hacer para combatir la violencia con armas de fuego, la cual ha estado en aumento en la ciudad. Los programas de prevención de crímenes —que ayudan a aquellos que salieron de prisión a encontrar un empleo— los que dan asesoría a menores y los programas de diversificación son iniciativas que deben reforzarse, además de satisfacer las necesidades de la salud mental de las personas, indicó.                  
Incluso antes del tiroteo del domingo, los dirigentes de la ciudad estaban preocupados por un repunte en la violencia con armas que había provocado que la policía de Toronto desplegara a docenas de elementos adicionales durante el fin de semana. La ciudad ha registrado 23 homicidios con armas en lo que va del año, en comparación con los 16 que tuvo en la primera mitad de 2017.                 
Canadá reformó sus leyes luego del peor tiroteo del país, ocurrido en 1989, cuando Marc Lepine mató a 14 mujeres y se suicidó en la Escuela Politécnica de Montreal. Hoy día es ilegal tener una pistola no registrada o cualquier tipo de arma automática. El país también solicita una capacitación, una evaluación de riesgo personal, dos referencias, una notificación al cónyuge y revisiones de antecedentes penales para obtener un permiso.

SHARE THIS

0 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.