25 jun. 2018

El príncipe Guillermo viaja en histórica visita a Israel y Palestina


JERUSALÉN.- El príncipe Guillermo de Inglaterra llegará mañana a Israel y Palestina en una histórica visita que pone a un miembro de la Casa Real británica por primera vez de manera oficial en la región que estuvo bajo su protectorado.
Sin la compañía de su familia, el duque de Cambridge, nieto de la reina de Inglaterra y segundo en línea de sucesión, aterriza hoy en Jordania, desde donde viajará mañana a Israel y después y por primera vez a Palestina, como parte de una visita oficial de cuatro días que surgió a petición de la corona británica, que enfatizó su naturaleza "no política", sino cultural y social.
El vínculo entre el Reino Unido y Oriente Medio existe desde hace más de un siglo, cuando el Imperio británico jugó un papel que marcó la deriva de la Palestina histórica e impulsó la creación del Estado de Israel, que desencadenó un conflicto regional aún sin resolver.
Un año después del acuerdo de Sykes-Picot, en diciembre de 1917 las tropas de su majestad conquistaron el territorio a las fuerzas otomanas que durante cuatro siglos habían ejercido su dominio, poco después de que el entonces secretario de Exteriores británico, Arthur Balfour, se pronunciara a favor del "establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío".
La iniciativa, conocida como la Declaración Balfour, fue interpretada como el primer impulso diplomático internacional a la creación del Estado de Israel que fue una realidad en 1948, tras el plan aprobado por Naciones Unidas.
Los palestinos, respaldados por sus vecinos árabes, iniciaron entonces un conflicto que abrió un convulso período, aún inconcluso, de enfrentamientos y ocupación militar israelí sobre Palestina, desde donde hoy se sigue reclamando al Reino Unido responsabilidad por su actuación a principios del siglo XX.
Sin embargo, durante el viaje del príncipe Guillermo los palestinos separarán "totalmente el aspecto político", declaró a Efe el asesor diplomático de presidencia, Majdi Jaldi.
"El príncipe es más que bienvenido y será recibido por el presidente (Mahmud Abás) y el pueblo palestino" el próximo miércoles, cuando comienza en Ramala (Cisjordania) la parte de su viaje bajo auspicio de la Autoridad Nacional Palestina, añadió.
"Viene para fortalecer las relaciones con los palestinos", señaló el asesor y matizó que el Gobierno "tiene un diálogo con la Oficina de Exteriores británica sobre los asuntos políticos y así continuará".
En el caso de que quisieran una "disculpa", como pidió la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) el año pasado durante las conmemoraciones del centenario de la Declaración Balfour, "debería ser práctica, con el reconocimiento del Estado de Palestina" por parte del Gobierno británico, como recomendó la Casa de los Comunes, recordó Jaldi.
Israel, por su parte, recibió con júbilo el viaje, que comenzará el martes en Jerusalén con la protocolaria ofrenda floral de los representantes extranjeros en el Museo del Holocausto (Yad Vashem) a la víctimas de este episodio histórico.
Su paso por el país se dividirá entre Tel Aviv y la parte Oeste de Jerusalén, para entrevistarse con miembros de la sociedad civil y autoridades, incluidos el presidente, Reuvén Rivlin, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, que calificó la visita de histórica por ser la primera oficial de un miembro de la realeza británica.
"Estamos muy contentos y orgullosos de alojar al príncipe Guillermo en Israel. La visita representa las buenas relaciones de las que disfrutamos con el Reino Unido", dijo a Efe el portavoz del ministerio de Exteriores, Emanuel Najshón.
El viaje despertó algunas suspicacias entre el liderazgo israelí al desvelarse que la agenda incluye "los territorios palestinos ocupados" cuando se refiere al Monte de los Olivos de Jerusalén, situado en la parte Este de la ciudad que Israel ocupa desde 1967 y se anexionó de manera unilateral en 1980, mientras los palestinos la reivindican como capital de su futuro estado.
"Jerusalén unida ha sido la capital de Israel durante 3.000 años, y ninguna distorsión en el itinerario de la gira puede cambiar esa realidad", declaró recientemente el ministro de Asuntos de Jerusalén, Zeev Elkin, quien criticó la terminología del palacio de Kensington y lamentó que Inglaterra "eligiera politizar" la visita.
La postura de la Unión Europea y de la comunidad internacional en su conjunto es que la parte Este está ocupada y abogan por definir su estatus final en un acuerdo de paz.

Por María Sevillano / Listin Diario

SHARE THIS

0 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.